Marco Rizzo: «Alejarse del conflicto fundamental, entre capital y trabajo, retrasa la toma del poder político del proletariado»

Tras la celebración del 2º Congreso del Partito Comunista, BjK tenemos el placer de entrevistar a su Secretario General, Marco Rizzo. Hablamos con él de la realidad italiana, las causas del triunfo contrarrevolucionario en la URSS, el daño infringido por el eurocomunismo en países como Italia y España, o la importancia de mantener el rumbo ideológico en torno al conflicto fundamental entre capital y trabajo. 

El Partido Comunista de Italia celebró en enero su 2º Congreso, tras su fundación en enero de 2014 y tras la experiencia de Comunisti-Sinistra Popolare: ¿cuáles fueron las razones que os llevaron a fundar el Partido?

Las razones fundamentales fueron la falta, en el panorama político italiano, de un verdadero Partido Comunista, con una ideología, una forma organizada y una práctica política que estuvieran dentro de los dictados del marxismo-leninismo que, me permito recordar, son la única forma con que, históricamente, el capitalismo ha sido vencido. El anarquismo, el trotskismo, el eurocomunismo no han vencido en ningún período y en ninguna parte del mundo.

El eurocomunismo fue tremendamente dañino en Italia, igual que en España y Francia, ¿cuál es vuestra evaluación sobre esta desviación ideológica y sobre sus consecuencias prácticas? 

2º Congreso del Partito Comunista. Roma. Enero, 2017. Intervención de Marco Rizzo.

La pregunta contiene implícitamente una verdad objetiva: donde nació y arraigó el eurocomunismo, los partidos comunistas han desaparecido o están, en todo caso, en una enorme dificultad. Donde, en cambio, el eurocomunismo ha sido vencido internamente en los partidos comunistas (como en Grecia y Portugal) hoy, a pesar de las diferencias, estos partidos existen y tienen un significativo seguimiento de masas.

¿En qué frentes de lucha estáis centrados tras la celebración de vuestro 2º Congreso?

El Partido Comunista, con el segundo congreso, ha desarrollado una reflexión sobre la modalidad organizativa y política con la que “poner patas” al análisis teórico del primer congreso (el socialismo no fracasó, fracasó su revisión, de Kurschov a Gorbachov). 

Lo prioritario, además del fundamental crecimiento organizativo del Partido, reside en los dos pilares de nuestra acción: la clase obrera y trabajadora (hacia la que operamos en la perspectiva de dirigir la reconstrucción de un sindicalismo de clase), la juventud proletaria (que con el Frente de la Juventud Comunista está realizando movilizaciones juveniles dirigiéndolas a la ideología comunista y a la práctica de lucha). 

¿Cuál es vuestra relación con otras organizaciones italianas que se reclaman comunistas?  

Hemos abandonado toda hipocresía hacia el tema de la unidad. Hemos lanzado una propuesta de diez puntos donde se evita pedir una unidad sin principios, una unidad a menudo usada con el solo fin de conquistar un escaño parlamentario, destruyendo sin embargo la identidad, la dignidad y la pertenencia politica de los comunistas.

¿Qué peligros, en lo ideológico y en lo político, enfrentan hoy los partidos comunistas?

El peligro gravísimo de no avanzar realmente al fondo en el análisis de por qué la URSS fue derrotada (principalmente por el revisionismo interno) y por qué la ideología del enemigo ha entrado, poco a poco, en las estructuras dirigentes de los partidos comunistas (Gramsci, cuando hablaba de la independencia de los comunistas solía representarla metafóricamente como una “carpa de mando” inaccesible al enemigo).

Mitin del Partito Comunista contra la UE, en el 60º aniversario de los Tratados de Roma.

Hace unas semanas vuestro partido organizó un mitin internacional, coincidiendo con el aniversario de la firma del Tratado de Roma, ¿qué análisis hacéis de la Unión Europea y cómo se puede desarrollar la lucha contra ella? 

Simplemente explicando que lo que ha ocurrido no es un error sino una elección consciente de las clases dirigentes dirigida hacia una absoluta explotación de la inmensa mayoría de los pueblos de este continente. Es más, no es posible indicar la salida de la UE y del euro como soluciones. Sin cambiar radicalmente el sistema capitalista por uno socialista no serviría de nada recuperar monedas y estados (burgueses) volviendo hacia atrás, al pasado.

¿Deseas plantearnos alguna cuestión más que consideres de interés para nuestros lectores?

Un dato ideológico y político fundamental que me permitiré realizar: cualquier cosa que tienda a alejarse del conflicto fundamental, que es el que se da entre capital y trabajo, no hará más que retrasar la toma del poder político del proletariado (que hoy es la inmensa mayoría del pueblo). Todo particularismo, toda exaltación de la diferencia (tanto más si se da con aspectos fundamentalistas) de género, sexual, alimentaria, nacional, etc., ayuda objetivamente al capital a fraccionar y desviar al pueblo de la única solución que lo haría verdaderamente libre: la revolución comunista. El eclecticismo ideológico y político fue una de las causas fundamentales de la desaparición de la URSS y de los partidos comunistas de Occidente. Me parecería masoquista no reconocer este error mortal y aún más proponerlo para la construcción de un moderno y verdadero Partido Comunista.

© Bonjour Karl 2017